Una Vida Nueva

Mas allá de los océanos
se esconde un universo profundo.

Mas allá de las montañas
aguardan campos de ensueños.

Es hora de cambiar
el rumbo.

Dejemos detrás
el tiempo.

Dejemos detrás los
trenes sin destino.

Dejemos detrás las
estaciones tristes.

Cuando todo se
desmorone.

Cuando traten de aniquilar
el amor.

Partiremos.

Mas allá del horizonte
vive la libertad.

Anuncios

El Amor y El Sexo.

Anoche nos encontrábamos mi mujer y yo conversando, reflexionando sobre el amor y la vida, sobre como quisiéramos que los hijos que algún día tendremos crezcan.

Mucho se habla en los tiempos que corren sobre discriminación, sobre tolerancia.

La sociedad en que vivimos y la cultura que cargamos, muchas veces nos llevan a cometer injusticias, juicios, sobre personas que elijen caminos diferentes.

Cuantas cosas pre-establecidas tenemos en nosotros, que fueron puestas en lo mas profundo de nuestro ser, sin preguntar, creyendo que era la mas pura y absoluta verdad.

La charla de anoche era sobre El Sexo y El Amor, las elecciones de con quienes elegimos compartir nuestro sexo, nuestro cuerpo y nuestro corazón.

¿Quién tiene la verdad? ¿Quién sabe la respuesta de Dios? ¿El sexo y su elección es un discusión social, en la que debemos incluir a Dios y la religión?

Siempre se habla sobre el acto carnal cuando se hace referencia a personas que eligen compartir su vida con las del mismo sexo, pero jamás se pronuncia al amor, jamás se hace un llamado al sentimiento, a que de testimonio el corazón mismo de las personas.

Las elecciones son personales, es la libertad que poseemos, de ser uno.

El amor no llama a la maldad, el amor nos hace mejores personas, nos alimenta con la libertad, la tolerancia.

El amor nace desde la felicidad, desde un ritmo acelerado del corazón, desde la felicidad mas palpable.

Es el mismo amor, la misma luz, el mismo sentir el que une a una mujer con hombre, un hombre con un hombre o una mujer con una mujer. y ello no puede traer ningún mal sobre este mundo, sobre la sociedad que compartimos.

El amor es Dios y no sabe del mal.

Nosotros somos responsables del mal que existe, de señalar, de aislar, de creer tener todas las respuestas, de hablar en “Nombre de Dios”.

El amor es uno solo y vive en nosotros, no hay situación mas pura, inocente y hermosa que elegir en este mundo una persona con quien compartirlo, con quien verlo crecer.

Que la única preocupación sea vivir en mundo con mas amor, un mundo desde el sentir, desde el corazón.

 

 

 

 

Libertad.

Sentir la libertad.
Sin importar los colores que llevamos puestos.
Sin importar el sexo de cada uno.
Solo el alma.
Solo el espíritu.
No interesan las ideas políticas.
Solo la búsqueda del bienestar como humanidad.
Vivo aquí, en este mundo, a tu lado.
Caminamos las mismas calles, la misma soledad, las mismas tristezas y alegrías.
Vivir la libertad es despojarnos de prejuicios, de idea impuestas, de colores que cargan con tintes sexuales, con diferencias espirituales.
Vivir la libertad es amar el mundo que compartimos.
Vivir en libertad es desprendernos mental y físicamente de lo que creemos ser diferencias.
Vivir libre, es amar todo cuanto nos rodea.