La Vida, El Amor y La Libertad.

“La libertad vive en uno”, solía afirmar.

“La libertad camina de la mano de las vidas solitarias”, pensaba.

¿Para que sirve la libertad?, reflexiono hoy.

Me enamoré, me desenamoré, amé, reí y también agonicé.

¿Cuántas vidas caben en una vida?

¿Cuántas caras tiene el amor?

No recuerdo mucho del pasado, ¿será alguna cuestión freudiana?

Me gustaría recordar inviernos de mi infancia, otoños inocentes de mi adolescencia.

La libertad y el amor van de la mano. Viven en el mismo lugar.

La soledad ahuyenta a la libertad, porque nos hace prisioneros de nosotros mismos.

Si el amor es una elección, lo es también la libertad.

Hace unos años escribí, “El amor es un tiempo que nos pertenece”, aun lo sostengo, el problema de muchos es reconocer ese tiempo.

La vida da dura batalla, el amor es el escudo y la libertad la espada.

Buscando Amor.

¿Dónde he de buscar
lo que no está escrito?

¿Comó colmar una copa
que jamás se llena?

Quizás en el viento se encuentren las respuestas.

Quizás el río traiga consigo el don de llenar todas las copas vacías.

Buscaré en mi interior. Mi espíritu viajero llegará a lugares donde las respuestas palpiten pacientemente.

La luz del amor ilumina el único sendero existente.