Distancia.

Al mismo tiempo, sentado junto a ella, me encontraba distante, a su lado, pero en otro sitio.

Pensando en ti.

Ella sonreía, complaciente, al tanto de mi distracción.

Dulce como siempre, hermosa como cada día.

Como decirle que el engaño había penetrado en nuestras vidas.

Como confesarle que he conocido otro sol más brillante, otra noche más profunda.

Lejos de mi causarle dolor alguno.

Hablaba tiernamente, sosteniendo su mirar en mí; acallando una lágrima.

Porque sabía.

Porque sentía que yo ya no estaba ahí, junto a ella, a su lado.

¿Dónde habrá huido mi amor?

Ella sabe que ya no le pertenezco, que otra mujer es dueña de mis pensamientos, de mí mirar, de mí.

Ella lo sabe.

Permanece a mi lado, esperando que retorne un tren que ha partido y ya no volverá.

Ya no la amo.

Tarde o temprano se lo diré,

mientras tanto me quedaré junto a ella, distante,

a su lado,

pero en otro sitio.

Anuncios